¡Razones para que te animes con Pilates!

“Para alcanzar los mejores logros, dentro de nuestras capacidades en todos los ámbitos de la vida, debemos luchar constantemente por tener cuerpos fuertes y saludables” J.H.Pilates

Mucha gente relaciona una clase de Pilates con dolores de espalda, lesiones, mujeres embarazadas, gente mayor que no puede realizar ningún otro deporte y se apunta a lo que puede… en definitiva, Pilates es un rollo, un aburrimiento… ese pensamiento por desgracia esta presente en gran parte de la sociedad, y ¿por qué?, por desconocimiento, simple y llanamente.

Cuando te apuntes a una clase de Pilates encontrarás la combinación perfecta entre equilibrio y potencia. En Pilates trabajamos la precisión de los ejercicios y la postura, el ritmo, la relajación, la concentración… te encontrarás en un mundo muy completo. Hasta que no lo vives, ¡no te esperas como es una clase por dentro!.

Se podían dar mil razones para hacer Pilates. Pero te vamos a señalar solo algunas:

  1. Es el complemento ideal para practicar otro El método Pilates te ayuda a prevenir lesiones fortaleciendo los músculos posturales, esos a los que nadie les presta atención y son claves para tener una buena técnica; además, trabaja otros aspectos importantes como la flexibilidad o la concentración.
  2. Tonifica todo el cuerpo sin tener que preocuparte de cada grupo muscular, sin provocar descompensaciones; de la cabeza a los pies, ¡vas a conocer partes de tu cuerpo que aún desconoces!.
  3. ¿Quieres un abdomen plano?, el método Pilates te lo proporcionará, trabaja desde el centro, ayudado por el suelo pélvico y la zona lumbar, incidiremos cada día y en cada ejercicio, ¡notarás unos resultados espectaculares!.
  4. «Seguramente en alguna ocasión te han dicho «tienes que estirar después de ir a correr o hacer alguna actividad…». En Pilates se trabaja la musculatura agonista y antagonista en el ir y venir de cada movimiento de manera que haya un equilibrio ideal, conseguirás más flexibilidad en la musculatura de piernas, caderas, hombros y columna sin necesidad de estar estirando al final de la actividad. Recuerdo que uno de los principios originales del método es que el Pilates es un trabajo global, en cada clase hay que trabajar adecuadamente toda musculatura. «Buscamos que corrijas tu postura, estiliza y engrandece tu espacio físico, gana en seguridad, confianza y capacidad de decisión, muchas veces nos da vértigo estirarnos, vernos tan fuertes, tan rectos, tan altos, con Pilates poco a poco, conseguiremos corregir tu postura y ganar un importante beneficio psíquico y físico.

“la buena postura se puede adquirir acertadamente sólo cuando el cuerpo entero está bajo perfecto control” J.H.Pilates

  1. Rehabilita lesiones, mejora dolores, ayuda en problemas de espalda, cervicales… pero sin ninguna duda PREVIENE, y es que “más vale prevenir que curar”, que luego, ¡nos arrepentimos y nos echamos las manos a la cabeza!
  2. Mejoramos nuestra concentración, ya verás como tienes que poner tus cinco sentidos para hacer bien los ejercicios de Pilates en clase, además, aprenderás a escuchar a tu propio cuerpo.
  3. La respiración consciente ayuda a que todos nuestros tejidos se nutran con sangre rica en oxígeno, mientras se expulsan las impurezas y residuos del metabolismo. J.H.Pilates lo llamaba una “ducha interna”, porque consigue que visualicemos perfectamente a lo que se refiere. Esta “ducha” aporta muchísimos beneficios, como la mejora de la autoestima.
  4. Por último, porque para lo último siempre dejamos lo mejor, obtendrás beneficios sexuales, en Pilates fortalecemos y aprendemos a manejar tanto la pelvis como el suelo pélvico. El dominio de ambos hace que controlemos mucho a la hora de dar y de recibir

Deja un comentario