Pilates y el Ejercicio Aeróbico

Pilates proporciona a quienes lo practican con regularidad muchos beneficios en temas tan importantes como la tonificación de su estructura muscular, la flexibilización de su cuerpo en los movimientos cotidianos, la eliminación de dolores y molestias por problemas posturales, el fortalecimiento en la recuperación de lesiones, entre otros. De eso hemos hablado en este foro varias veces.

footingPero quien busque reducir peso y tener un cuerpo musculoso y libre de grasa, ha de completentar Pilates con una actividad aeróbica y, por supuesto, realizar una dieta baja en calorías, sin apenas grasas ni azúcares refinados.

 

¿Qué aporta Pilates?

El Pilates es sumamente recomendable, por ejemplo, para personas no acostumbradas al esfuerzo físico y poco habituadas a hacer ejercicio. Y es accesible a personas de edad avanzada.

La ejecución de sus ejercicios (controlando lo que se llama el centro: abdomen, glúteos y espalda baja) permite educar la postura corporal, aliviar dolores de espalda, fortalecer y tonificar la musculatura, mejorar la elasticidad, flexibilidad, movilidad articular y prevenir lesiones.

 

Entonces, ¿cómo quemar grasas?

El Pilates por si sólo se queda corto si la necesidad de la persona que lo practica es significativa y conviene complementarlo con trabajo físico de tipo cardiovascular.Cycling

Pilates en sí mismo no es eficaz para quemar grasa ni adelgazar. Apenas repercute en el sistema cardiovascular y no mejora la resistencia cardiovascular ni es beneficioso para personas que necesitan perder peso, bajar su colesterol o controlar su hipertensión.

Para incrementar el gasto calórico mediante el ejercicio, es necesario acelerar la frecuencia del ritmo cardiaco hasta umbrales del 60% ó 70% de la frecuencia máxima de cada persona.

Conocer esta fracuencia cardíaca máxima es importante para los deportistas que tienen que entrenar con la máxima efectividad y por ello se realizan mediciones en centros especializados en medicina deportiva o consultas de cardiólogos. Una aproximación que puede emplearse como aproximación es la de considerar la formula se “220 – edad” para hombres y “226 – edad” para las mujeres.

Esta aproximación puede servir si se dispone de un cardiómetro, hoy en día fácil de conseguir por poco dinero en tiendas de deporte.

Pero, en todo caso, lo más importante es  que siempre debe realizarse el ejercicio con suficiente oxigeno en el organismo, esto es, sin que falte el resuello, ya que sólo así se produce una combustión de las grasas. Debemos buscar el máximo esfuerzo posible en el cual podamos mantener una conversación sin jadear.

Y para ello se puede realizar cualquier ejercicio de tipo aeróbico o cardiovascular: andar a ritmo ligero, bicicleta estática, footing a ritmo suave, nadar, etc.

Para que la combustión sea efectiva y se obtengan beneficios cardiovasculares la duración del ejercicio no debería ser inferior a los 30 minutos y debería practicarse un mínimo de dos o tres días por semana.

 

 

Deja un comentario