“Pilates durante el embarazo”

Estar embarazada es un período mágico para toda mujer. Un período en el cual las mujeres experimentan cambios a nivel físico y emocional. Para ello, es muy importante preparar el cuerpo para esos cambios que se avecinan y afrontarlos durante su desarrollo.

El método Pilates combina movimientos y posiciones que mejorarán tu fuerza, coordinación, equilibrio y flexibilidad. Los movimientos se concentran en el suelo pélvico, el abdomen y la espalda, por eso es tan beneficiosa la práctica del método antes, durante y después del embarazo. Gracias a la práctica del Pilates se logrará adaptar la espalda y la pelvis a la nueva postura y una mejora de la tonificación muscular y el equilibrio.

¿Es beneficioso practicar Pilates durante todo el embarazo?

Es posible practicar Pilates durante todo el embarazo, siempre y cuando el profesional y el centro donde se vaya a practicar sean los adecuados. Aún así, lo más recomendable y seguro es comenzar a practicar Pilates a partir del segundo trimestre del embarazo, un momento en el que la futura mamá ha tomado conciencia plena de su estado y busca los cuidados necesarios para sobrellevar los últimos meses antes del parto.

En estos últimos 6 meses, el cuerpo necesita la preparación necesaria para los últimos meses de embarazo y el trabajo de tonificación tiene excelentes resultados para afrontarlos.

¿Qué beneficios nos aporta el Pilates en la preparación al parto?

  • Gracias al Pilates se logra tener una nueva conciencia corporal relativa a todos los cambios que se están produciendo en el cuerpo. Una mujer embarazada sufre un cambio en su centro de gravedad, que será más bajo y por lo tanto es importante incidir en el alineamiento corporal para que la presión no debilite el suelo pélvico.
  • El fortalecimiento del suelo pélvico facilitará un parto natural, con menos dolor y de menor duración.
  • Potencia la circulación sanguínea debido al fortalecimiento de todas las cadenas musculares y a una mayor flexibilidad de los músculos.
  • La gran mayoría de las mujeres sufre diástasis de rectos durante el parto, una separación de los músculos abdominales. El método Pilates nos ayuda a mantener las funciones abdominales y prevenir una separación excesiva.
  • Prepara el suelo pélvico para aguantar el exceso de peso del abdomen durante el embarazo.
  • Mejora el tono muscular y la fuerza en los miembros superiores del cuerpo. Esto permitirá atender mejor las demandas de un recién nacido (lactancia, transporte del bebe…).
  • Mejora la estabilidad lumbar para prevenir dolencias durante el embarazo o patologías secundarias (lumbalgias).
  • Aumenta la capacidad respiratoria afectada por el volumen fetal.
  • A nivel emocional, mejora la autoestima y confianza en si misma, ayuda a mantener la independencia, dirigir la mente y controlar las emociones.

En Pilates Training Center todos nuestros instructores tienen una certificación como Monitores de Pilates emitida por una escuela reconocida por la PMA (Pilates Method Alliance); esto acredita su capacitación para desarrollar un trabajo seguro y eficaz en mujeres que se encuentren embarazadas.

 

Deja un comentario