“¿Cuáles son los errores más comunes que cometemos al practicar Pilates?”

“Yo percibí que algo estaba diferente, una sensación agradable de equilibrio y fuerza integrados, que yo nunca tuve antes de trabajar con Joe. Sentí que tenía un completo control de cada parte del cuerpo. Mi pierna estaba perfecta y mi trabajo estaba mejor que nunca. Desde aquel momento, empecé a creer en Pilates.” Romana Kryzanowska

 

Muchos son los que se animan a probar el método Pilates y con el paso del tiempo tienen la misma sensación que Romana, estar en perfecta sintonía con su cuerpo. No sin antes, cometer una serie de errores básicos que vamos mejorando con la práctica y con el monitor de Pilates adecuado.

 

En el post de hoy queremos detallaros una serie de errores que todos los que habéis practicado Pilates habéis sentido, y los que no, llegaréis a ellos cuando decidáis comenzar con esta práctica.

 

Errores al practicar Pilates:

 

  • No saber interpretar tu cuerpo

 

Hacer Pilates no es solo realizar una serie de movimientos. El Pilates se basa en una serie de principios como el control y la precisión. Cada ejercicio que se realiza en una clase de Pilates requiere un conocimiento que iras adquiriendo con la práctica. Conocer a tu cuerpo te permitirá activar la musculatura adecuada para lograr los resultados que se están buscando con esos movimientos.

 

No desesperes, para conocer en profundidad tu cuerpo debes de conocerlo, y eso, solo se logra con el paso del tiempo.

 

  • Descuidar tu postura

 

En relación al error anterior, te iras dando cuenta que antes de comenzar un ejercicio de Pilates debes de reconocer tu cuerpo, escucharlo y adquirir la postura adecuada para poder comenzar la práctica.

 

Adquirir una alineación correcta de tus articulaciones (hombros, pelvis, columna, rodillas…) te permitirá no cometer errores como arquear la espalda o tener descompensados los hombros. ¡Tómate tu tiempo!.

 

  • Estar demasiado tenso

 

Es uno de los errores más comunes a la hora de comenzar a practicar el método. El profesor te va a explicar el ejercicio, te va a decir que finalidad está buscando y te va a pedir que actives este y el otro músculo del cuerpo. El control de tu cuerpo aún no es el adecuado por lo que tensionarás todos tus músculos y limitarás tus movimientos.

 

Solo el tiempo y la práctica te ayudará a tensar los músculos encargados del movimiento y a liberar los demás. ¡Ten paciencia!.

 

  • Ir demasiado rápido

 

Calidad frente a cantidad. En Pilates buscamos un movimiento controlado. Sentir el movimiento para activar la musculatura más profunda.

 

Al principio a todos nos ha pasado que queremos realizar el ejercicio muy rápido acostumbrados a otro tipo de prácticas o deportes en donde puede primar la velocidad. En Pilates buscamos la calidad, la sensación de movimientos, el control y la precisión.

 

  • Desconcentrarte

 

Cada día pasan mil cosas por nuestra cabeza y no sabemos centrarnos en lo que estamos haciendo. Con Pilates también vamos a aprender a sentir el movimiento, lograr una conexión cuerpo-mente que nos permita centrarnos en lo que estamos haciendo en ese momento para lograr los resultados que buscamos. Relájate y desconecta, entras en Pilates.

 

  • No llevar la ropa adecuada

 

En Pilates prima la calidad, por lo que, cada detalle cuenta. Tu profesor estará al tanto cada vez que hagas un ejercicio de la posición de tus articulaciones, de si estás respirando adecuadamente y de si llevas la pierna o el brazo al punto exacto que está buscando. Lleva ropa que permita valorar cada matiz. Desecha la ropa demasiado holgada a la hora de venir a una clase de Pilates.

 

 

 

Deja un comentario